Control del dolor

Dolor y cannabinoides

Hoy en día los avances en la medicina veterinaria han permitido que los perros y los gatos tengan mayor expectativa de vida, esto ha generado que las enfermedades antes consideradas terminales hoy se traten como padecimientos crónicos; los pacientes geriátricos pueden presentar una variedad de enfermedades, tales como: Artrosis, Enfermedad Osteoarticular, disfunción cognitiva, obesidad, neoplasias, problemas dentales, insuficiencias, renal y/o hepática, patologías cardíacas, etc. y muchas de ellas traen como consecuencia el padecimiento del dolor crónico y/o neuropático (1).

Los constantes avances del conocimiento en el área de algiología (el estudio enfocado al tratamiento del dolor), el mayor compromiso del médico veterinario con el bienestar de su paciente y la expansión del arsenal terapéutico a disposición, hacen más reconfortante la tarea de tratar de impedir que el dolor se presente o permanezca. La Asociación internacional para el Estudio del Dolor define al dolor como “una experiencia sensorial y/o emocional desagradable asociada o no a daño potencial de los tejidos” (2).

El paciente que padece dolor prolongado promueve cambios estructurales en las vías nerviosas que participan de la transducción, transmisión, modulación y percepción del dolor, lo que puede agravar el cuadro clínico y conducir a la cronificación del dolor, una vez realizado el diagnóstico se procede a la elección de las alternativas terapéuticas que permitan el alcance de una mayor efectividad analgésica con los menores efectos adversos, para ello ha de tomarse en consideración tipo de dolor a tratar y todas las variables que la fisiopatología del dolor conlleva.  Debido a la compleja neurobiología del dolor se hace difícil establecer un único tratamiento que se adapte a todas las situaciones; es razonable entonces pensar que un abordaje multimodal es la mejor opción, el enfoque de dicho abordaje está asociado al manejo farmacológico y no farmacológico, el primero incluye principalmente medicamentos analgésicos antiinflamatorios no esteroidales  (AINEs,) condroprotectores, suplementos nutracéuticos; el no farmacológico consiste en dieta adecuada control de peso, ejercicio controlado, fisioterapia, acupuntura (3). Es frecuente que animales geriatras con dolor agudo o crónico posean otra enfermedad concomitante como hepatopatías, insuficiencia renal o patologías gastrointestinales. Estos pacientes junto con los que no toleran los AINEs necesitan otras opciones de tratamiento (2).

Dentro de la terapéutica multimodal resalta el uso de la cannabis como un tratamiento complementario. El estudio e interés de los tratamientos a base de cannabis ha ido aumentando a partir del descubrimiento del Sistema Endocannabinoide (SEC) y se han publicado numerosos estudios para el tratamiento del dolor por ejemplo, Duran (2005) estudió diferentes dosis de THC para el alivio del dolor crónico oncológico en humanos y en un segundo trabajo lo comparo con la codeína concluyendo que 10mg de THC tenían el mismo efecto analgésico que 60mg de codeína. En algunos estudios preclínicos con modelos animales se ha encontrado evidencia de los efectos terapéuticos beneficiosos que poseen los principales cannabinoides (2); Kogan et al. (2020) concluyó: «La adición de un aceite full spectrum derivado de la cannabis, parece afectar positivamente a los perros con dolor crónico, mejorando así, su movilidad, y por ende su calidad de vida(4). Frutado de Álava (2019) concluyó: la administración de CBD en esquema monodroga, fue bien tolerado por el animal y mostró un efecto clínico positivo en la analgesia y calidad de vida del paciente, sin observarse efectos clínicos no deseados (2).

El hecho de que el sistema de receptores endocannabinoides está involucrado en la modulación del dolor y el cannabis tiene propiedades antihiperalgésicas y antiinflamatorias, han hecho del cannabidiol (CBD) una opción atractiva para explorar la reducción del dolor en nuestros pacientes (4). En los últimos años los receptores CB1 y CB2 han sido ampliamente estudiados para comprobar su participación en los procesos fisiopatológicos, y los agonistas cannabinoides han sido reportados por ser eficaces en varios modelos animales de dolor agudo y crónico. Los fitocannabinoides como el D9-tetrahidrocanabinol (THC) y cannabidiol (CBD) pueden generar un bloqueo de los canales de calcio de tipo T, que puede resultar en una analgesia más pronunciada. Los niveles de los endocanabinoides son elevados en la médula espinal y tónicamente regulan la actividad neuronal a través de receptores CB1 y CB2. Es por eso que los estudios sugieren que los cannabinoides tienen diversos efectos sobre la función de los nervios sensoriales, de ahí que es un objetivo para una patología que implica el aumento de la función de los nervios sensoriales como es el dolor (5).

Los estudios aunque han estado enfocados en el dolor crónico, nos dejan claro que los cannabinoides han demostrado su eficacia en el alivio del dolor sin efectos adversos graves y también muestran acción terapéutica en el tratamiento del dolor asociado a enfermedades.

 

Literatura citada

  1. Furtado de Álava, A., 2019. Cannabis de uso Medicinal para el Tratamiento de Dolor Crónico en un Labrador Retriever con osteoartritis. Tesis de Doctorado, Universidad de República, Facultad de Veterinaria,
  2. Otero, P., 2005. Fisiopatología y terapéutica del dolor aplicadas a la analgesia en los animales. Revista Argentina de Anestesiología, 63 (6), pp. 339 -348
  3. Morales V.C.A., 2016. Bases para el manejo del dolor en perros y gatos. Universidad de Antioquia, Facultad de Ciencias Agrarias, Medellín, Colombia.
  4. Kogan, L., Hellyer P., and Downing, 2020. The use of Cannabidiol- Rich Hemp Oil Extract to Treat Canine Osteoarthritis- Related Pain: A Pilot Study. AHVMA Journal, 58, pp. 35 – 45

(https://www.researchgate.net/publication/339698157).

  1. Kendall D., and Alexander S., (on line) Behavioral Neurobiology of the Endocannabinoid System. En: https://link.springer.com/book/10.1007%2F978-3-540-88955-7

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario